Vestidos sexy, ¡hay un modelo perfecto para cada cuerpo!

 

Antes de lanzarnos a elegir vestidos sexys y otras prendas imprescindibles para impresionar al personal, es interesante hacer una reflexión. Hace tiempo que está en auge la figura del Personal Shopper, ese profesional que se encarga de asesorarnos para ir divinas y a la moda, pero sobretodo para ofrecer la mejor versión de nosotras mismas.

Al margen asesorarnos en los vestidos sexys más elegantes y favorecedores de las tiendas de nuestra ciudad (o de otras, dependiendo del caché), si habéis recurrido alguna vez a sus servicios sabréis que nos conciencian de que lo más importante para transformar nuestra imagen es partir de un cambio de actitud.

Sentirse atractiva y comportarse de un modo sensual y femenino; superar nuestras inseguridades, sentirnos cómodas en la elección de los vestidos sexys y concienciarnos de que podemos "comernos el mundo" con nuestros atributos serán el mejor complemento a cualquier vestido o lencería sexy que nos pongamos.

 

Una vez con el chip activado y sintiéndonos a gusto en nuestra propia piel, llega el momento de pasar a la siguiente fase.

Los vestidos sexys se definen así no tanto porque lo sean en sí mismos, que también suelen serlo, sino sobre todo porque hacen que las mujeres que los utilizan se vean y sientan como tales. En ocasiones el vestido más sencillo resulta rabiosamente sexy en una chica y no nos transmite demasiado en otra; mientras que otro modelo que incluye todos los ingredientes para seducir al más pintado termina pareciendo tan excesivo que de la sensualidad pasa a la chabacanería...

Otro factor clave en la elección que vestidos sexys, que parece obvio pero solemos olvidar, es que sus patrones tienen que sentarnos bien. Es decir, cada mujer tiene un tipo de cuerpo que puede explotar con un modelo de vestido determinado. Los cuerpos femeninos esencialmente se agrupan en seis tipos: reloj de arena, oval o redondo, de pera o triángulo, rectangular, con forma de diamante o romboidal y de triángulo invertido.

 

En España, Latinoamérica o el continente africano, por ejemplo, el cuerpo tipo triángulo suele ser el más abundante, y se caracteriza por tener poco pecho y cintura, así como unas caderas, glúteos y piernas más prominentes.

 

En este caso, los vestidos sexys más recomendables son los que tienen escote en V y colores vivos, vestidos palabra de honor, tirantes anchos o cualquier otro modelo que destaque la zona superior sobre la inferior para equibrarlas.

Los cuerpos tipo cuadrado se caracterizan por no poseer demasiadas curvas, ni una cintura muy marcada, con proporciones similares en la zona de los hombros, las caderas y la cintura. Para potenciar las formas, les sentarán fenomenal los vestidos más ceñidos a la cintura o, incluso, con efecto corsé o corpiño, que marquen al máximo esta zona ("efecto cintura de avispa"). También serán pieza esencial los cinturones, y mejor estrechos. Es increíble ver cómo cuerpos totalmente rectos se convierten en curvilíneos con el corsé, ¡efecto flash inmediato!

 

Un consejo similar podemos aplicar a los cuerpos tipo diamante o romboidal, afinar la cintura es crucial también para ellos, más que marcarla. Si eres delgadita lo ideal será intentar destacar hombros y caderas disimulando el abdomen por ejemplo con vestidos monocromáticos, de corte princesa o que tengan el escote tipo barco, con hombreras bajas y cuadradas, etc.

Los vestidos sexys que mejor equilibran el cuerpo con forma de triángulo invertido, es decir, con un contorno de espalda o pecho más ancho que las caderas, son aquellos que destacan la zona inferior con mayores volúmenes o colores más intensos en la zona de las caderas, por ejemplo, usando faldas tipo globo, triangulares, de tablas, de vuelo, etc. Un detalle, ¡olvídate de las hombreras!

 

Para cuerpo tipo oval o redondeado, de glúteos más bien lisos por norma, se recomienda vestidos sexys en un solo color y, cuando elijas pantalones, mejor de talle alto porque estilizan la figura.

 

El cuerpo tipo reloj de arena suele ser el más agradecido (¡que se lo digan a Scarlett Johansson, Jennifer Love Hewitt o Kim Kardashian!). Su fisionomía sensual por naturaleza le permite utilizar cualquier prenda y que todo le haga parecer explosiva, pero los vestidos sexys muy ajustados serán la combinación más irresistible. ¡No te cortes!

 

Al margen de la forma corporal, si eres bajita, los vestidos sexys ideales para ti serán los de corte de imperio y los que tengan el cuello con forma de V. Si además son minis, te alargarán visualmente las piernas para que parezcas más alta.

 

Si tu pecho es pequeño, te recomendamos adornar la zona con algún drapeado, adorno o aplique que le aporte volumen, así como con vestidos que tengan escote corazón, ya que añaden volumen. Mientras que las chicas de pechos voluptuosos podían abusar de los escotes tipo V, en este caso es mejor evitarlos y recurrir al vestido de escote redondeado o barco. Si estás en el grupo opuesto, además de tipo V, te sentará genial cualquier vestido con lazada al cuello y los que tienen las faldas con forma de A, que darán armonía al cuerpo.

¿Sabes ya los vestidos sexys que mejor te sientan?
¡Corre a completar tu fondo de armario siguiendo estos consejos!

Fuente de las imágenes: Foto 1: The client List; Foto 2: Vestidos.org; Foto 3: Omelocotton.com; Foto 4: tumodalista.blogspot.com.es.
 
Copyright © www.mayoristadelenceria.com. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización.